135 años del automovil se cumplen este 29 de enero.

Aunque hay diseños y prototipos anteriores, el primer registro de patente en la historia de un automóvil, lo realizó Karl Benz en la Oficina Imperial de Patentes en Alemania con el número 37.435. El primer coche patentado de la historía era más bien un carruaje motorizado de tres ruedas que un automóvil tal y como lo conocemos, pero sentó las bases para uno de los avances tecnológicos y sociales más relevantes de nuestra historia moderna.

El coste inicial de su fabricación era de 600 marcos de oro alemanes, equivalentes actualmente a poco más de 3000€.

Esta increíble obra de ingeniería para la época contaba con un motor monocilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por agua de 954cc. capaz de desarrolar casi 1CV (se cree que entre 0.7 y 0.9) y 400 revoluciones por minuto. Ya contaba con arranque eléctrico y según los datos históricos podía llegar a los 16km/h.

Bertha Benz, fué la primera conductora de automóviles de la historia, llevando a sus hijos por un viaje de 96 km de ida y sumando la vuelta un total de 194km, en los que tuvo que apañárselas de mecánica, aislando unos cables con sus medias y limpiando el carburador con una pinza de sombrero. Durante el recorrido pidió a un zapatero que le añadiera cuero a sus «zapatas» de freno y repostó combustible (éter de petróleo) en una farmacia de Wiesloch, convirtiéndola así en la primera «gasolinera» de la historia. Anualmente se celebra este recorrido con vehículos históricos para rememorar el viaje de la esposa del inventor.

Muy acorde con este año 2021, nuestro inventor y precursor del automóvil de hoy en día muere de neumonía el 4 de abril de 1929, pero no sabemos si agradeció el coraje de su mujer, quién sin su permiso, ni el de las autoridades, realizó el primer viaje largo en vehículo motorizado, para demostrarle a su propio marido y al público en general la utilidad y el valor comercial de su invento.

Y la primera furgoneta… pues la desarrolló su rival Daimler, que fúe su archienemigo hasta que pulieron sus diferencias culminando en una fusión en 1926. Daimler-Benz pasaría a utilizar la marca Mercedes-Benz… pero esa es otra historia.

Aportando un granito de arena para la lucha contra el COVID-19

Furgoneta multiauto transportando las mascarillas.
Trabajo en equipo

La sociedad civil, los médicos y las empresas colaborando por el bien común

En Baleares, el comportamiento ejemplar de nuestros médicos, apoyados por personas y empresas que aportan lo que tienen a mano da los mejores resultados.

Desde las redes sociales y varios medios electrónicos se comunicó una forma de utilizar una determinada máscara de buceo (compromiso empresarial, onda cero, etc) para ayudar a los sanitarios a proveer a los afectados por el coronavirus de más respiradores ante el aluvión de afectados en los hospitales y centros sanitarios. Por otro lado voluntarios con impresoras 3d se ofrecen a imprimir una modificación en la válvula de salida, para poder adaptarlos a las entradas de aire de la mascarilla en cuestión.

Personal de Multiauto entregando las mascarillas en el Hospital Joan March
furgoneta de multiauto transportando mascarillas contra el coronavirus
Furgoneta de Multiauto cargando las máscaras

Varios coordinadores sanitarios realizan pedidos en las redes sociales de estas máscaras para conectarlas a los respiradores de los afectados por el coronavirus, y rápidamente la población se vuelca a hacer llegar de manera altruísta las mascarillas que poseen en sus hogares. Se coordina luego con Multiauto la recogida de las máscaras a partir de un contacto con personal médico y las mascarillas llegan a su destino.

Lo más increíble es que sin ninguna estructura ni conexión preestablecida, todas estas personas, estructuras, entes públicos y empresas, generan una red colaborativa con el único fin de paliar esta enfermedad cuya intensidad no tiene precedentes en la época moderna. De manera altruista y con la increíble coordinación de personas clave en el sector sanitario público, se han puesto estas mascarillas al servicio de toda la población. Y que todos los actuantes hayan obrado de manera desinteresada y con ánimo de ayudar es un hecho a aplaudir.

Gracias José y a cada uno de los donantes que han puesto su granito de arena ante esta difícil situación. Juntos lo superaremos.