Guía para el cuidado y mantenimiento de tus neumáticos

El cuidado de los neumáticos es uno de los aspectos más importantes de tu coche. Si quieres evitar accidentes, aumentar el kilometraje de la gasolina, mejorar el rendimiento de tu coche y aumentar su vida útil, entonces necesitas saber cómo con esta guía para el cuidado y mantenimiento de tus neumáticos.

Los neumáticos proporcionan la tracción y la dirección que necesitas para conducir con seguridad. Por eso, cuando los neumáticos no se mantienen correctamente, pueden causar problemas de seguridad, romper tu vehículo e incluso accidentes que podrían poner en peligro tu vida.

La mejor manera de evitar estos problemas es seguir un programa de mantenimiento regular de los neumáticos. En MULTIAUTO te ayudaremos a llevarlo de forma correcta, por eso te dejamos una guía para su cuidado.

1. Mantén tus neumáticos correctamente inflados

La presión de aire adecuada en tus neumáticos ayudará a que duren más, a mejorar el kilometraje de la gasolina y a reducir el riesgo de un reventón. Inflar los neumáticos en exceso o en defecto causará problemas como el sobrecalentamiento, un desgaste más rápido de la banda de rodadura y una menor capacidad de manejo.

2. Comprueba la presión mensualmente.

Consulta el manual del propietario para conocer las presiones de los neumáticos recomendadas para su vehículo. La mayoría de los neumáticos tienen una presión «máxima» y «mínima». Asegúrate de que está utilizando el nivel de presión de aire adecuado recomendado por el fabricante de su vehículo.

La presión debe revisarse mensualmente con un manómetro de precisión (no un manómetro adhesivo) cuando los neumáticos estén fríos, es decir, antes de conducir más de un kilómetro y medio después de detenerse en un semáforo o una señal de stop, ya que así obtendrás una lectura más precisa de la pérdida de aire por estar en reposo frente a la conducción por carretera. También se recomienda comprobar la presión de los cuatro neumáticos a la vez para no olvidarse de uno o dos neumáticos más adelante en la carretera.

3. Cambia tus neumáticos según las recomendaciones del fabricante

Es una buena práctica invertirlos cada 10.000 km. Los neumáticos deben ser rotados de adelante hacia atrás y de lado a lado de vez en cuando para que se desgasten uniformemente, maximizando la vida útil de la banda de rodadura y duren más tiempo entre reemplazos.

4. Revisa tus neumáticos para determinar el desgaste.

Recuerda que los neumáticos deben cambiarse inmediatamente cuando la profundidad de la banda de rodadura sea de 1,6 mm. Todas las llantas nuevas tienen un indicador de desgaste que aparece como un borde suave en la ranura de la banda de rodadura. Muchos accidentes en clima húmedo son causados ​​por neumáticos resbaladizos, provocados por dejar las hendiduras de las llantas más desgastadas de lo que deberían. Además, los neumáticos excesivamente desgastados también tienen más probabilidades de sufrir un pinchazo.

5. No hagas girar demasiado tus neumáticos

Forzar el giro de tus neumáticos cuando estás atascado en barro, agua, tierra o arena gasta mucho tus neumáticos. Esto es porque la fuerza centrífuga que se crea en la rueda mientras gira libremente puede hacer que la llanta explote repentinamente, lo que puede dañar tu vehículo y/o causar lesiones graves a ti y a tus acompañantes.

En esos casos, nunca superes los 55 km/h. Como alternativa, balancea suavemente hacia adelante y hacia atrás para sacar el coche del atasco y continuar.

6. No mezcles neumáticos de diferentes tamaños y tipos en el mismo eje.

Para un manejo y control óptimos, en MULTIAUTO recomendamos que los cuatro neumáticos instalados sean del mismo tipo y tamaño, a menos que el fabricante del vehículo recomiende lo contrario. 

7. Nunca uses neumáticos con capacidad de carga menor a la requerida.

Muchos vehículos, como las furgonetas, requieren neumáticos en el rango de carga E. No está permitido cambiar a neumáticos con una capacidad de carga más baja, como el rango de carga D. Debes asegurarse de que la capacidad de carga del neumático de reemplazo sea igual o mayor que la especificada por el fabricante del equipo original.

8. No sobrecargues tu vehículo

Consulta el manual del propietario de tu vehículo para conocer los límites de carga. Sobrecargar un vehículo puede ejercer una presión excesiva sobre los neumáticos y otros componentes importantes del coche. También puede provocar un mal manejo, un mayor consumo de combustible y daños en los neumáticos. Los neumáticos que están sobrecargados pueden causar graves grietas, separaciones o «explosiones».

9. Compra neumáticos de calidad y hazlos instalar por un mecánico de confianza.

En resumen, aunque con esta guía para el cuidado y mantenimiento de tus neumáticos puedas prevenir muchos problemas, es fundamental que los lleves a inspeccionar con regularidad (una vez al mes, como mínimo) a un mecánico de confianza, incluyendo los de repuesto, para controlar la presión de inflado adecuada, los daños y el desgaste de la banda de rodamiento. En MULTIAUTO estaremos encantados de ayudarte en eso para garantizar tu seguridad y la de los demás en la carretera.

Puedes pedir cita para el taller con nosotros aquí.

Cuándo debería cambiar de coche: señales que alertan del final de su vida

¿Ruidos constantes del motor?¿Vibraciones del volante?¿Averías muy frecuentes? Estas son algunas de las señales de que necesitas cambiar de coche.

No es fácil hablar de la vida de un vehículo, porque muchos factores contribuyen a la reducción o extensión de su duración (principalmente el mantenimiento preventivo y correctivo, uso y estilo de conducción, así como climatización).

Para ayudarte a determinar si ha llegado el momento de cambiar y comprar un coche nuevo o de seguir conduciendo el actual, en MULTIAUTO hemos elaborado una lista de señales clave que deber tener en cuenta.

¿Cuánto puede durar mi coche? ¿Cuál es la vida media normal?

La industria automotriz es altamente competitiva y los fabricantes se esfuerzan por llevar al mercado vehículos seguros, confiables y duraderos. Por este motivo, se someten a rigurosas pruebas de resistencia del motor y de la carrocería antes de su venta para garantizar unos estándares mínimos.

Los coches suelen tener una vida útil de diez años, aunque, no cabe duda de que, si tu coche pasa todas las pruebas del fabricante, si conduces con suavidad, sin frenazos ni aceleraciones bruscas, en carretera más que en ciudad, si vives en una zona de tráfico limitado y el tiempo es mayoritariamente favorable; el coche durará más.

¿En que señales debo fijarme para saber si debo cambiar de coche?

Si detectas en tu coche alguna de estas señales… ¡su vida peligra y tu seguridad también!

  1. El motor hace ruidos extraños tanto al arrancar como al tener el coche en marcha. Si no puedes oírte a ti mismo por encima del ruido es una mala señal.
  2. Tu coche se sobrecalienta constantemente o expulsa humo rojo por el tubo de escape.
  3. Notas vibraciones en el volante, en los pedales, en la transmisión, etc.
  4. Tu vehículo se ha averiado más de una vez en el último año y cada vez ha sido costoso de arreglar (especialmente en comparación con otros vehículos).
  5. Las pérdidas de fluidos o sudoraciones por juntas y manguitos aparecen muy de seguido.
  6. Al conducir, notas ruidos y holgura en la dirección, suspensión, transmisión, embrague o frenos: el sistema de amortiguación no absorbe bien las irregularidades del asfalto, tienes que pisar más a fondo el pedal del freno para detener el coche, te cuesta cambiar de marcha… Además, estos signos pueden poner en riesgo tu seguridad.
  7. Si el humo que sale del tubo de escape es de color negro es síntoma de que el motor está quemando mucho combustible y puede estar provocando desperfectos en otras piezas.
  8. Sufre pequeñas averías de forma muy frecuente.
  9. La carrocería está en mal estado, con óxido o golpes.
  10. Otra razón por la que podría considerar la compra de un coche nuevo es si ya no hay piezas disponibles para su vehículo actual.

Entonces, si tu coche gira alrededor de los diez años y estas señales están presentes, es momento de comprar un coche nuevo y circular con seguridad. Plantea los pros y contras que tiene conducir un coche viejo y en mal estado. Para que lo tengas en cuenta en tu decisión, la DGT alerta que el riesgo de muerte se duplica cuando conducimos con un vehículo de más de 7 años y se triplica cuando tiene entre 10 y 14 años.