Las Furgonetas y los Conductores Son parte de la Imagen de la Empresa

Nota de Autor

Las Furgonetas en la calle son una excelente extensión del márketing de tu Empresa.

Una Breve historia de cómo un breve momento que envuelve una furgoneta, un atasco y una actitud dejan grabada la buena imágen de una empresa.

Salía yo del trabajo a la hora punta, encontrándome con el atasco habitual a la salida del polígono industrial, y me doy cuenta que tengo muy poco combustible. Aunque es la peor hora y el peor momento para repostar, veo que no me queda opción. Entro en la abarrotada estación de servicio, que para explicaros, está en una esquina, en una de las principales salidas del polígono industrial que da a una rotonda muy transitada, que para peor, tiene un semáforo. Entenderéis el sentimiento interno que solemos tener todos, el de que perderemos media hora más de nuestra vida. Luego de las esperas, las colas, y el repostaje viene la tarea más difícil: Que algún conductor te deje incorporar a la ya saturada vía. En eso veo una impecable furgoneta blanca, con el notable logo de la Empresa X (llamémosle así), me levanta la mano en señal de dejarme paso, espera con una sonrisa y me deja pasar.

La imágen de una furgoneta y la actitud amable del conductor, dejaron la marca grabada a fuego en mi cabeza.

Inmediatamente me dibujó una sonrisa, me alivió el estrés de todo un día de trabajo y generó una empatía automática al conductor y a la Empresa X.

Lo anecdótico es que un par de semanas después, en mi escritorio había 3 presupuestos de un mismo servicio, y uno de ellos era de la Empresa X. Me vino automáticamente la imágen de aquella furgoneta Blanca con su gran logo y la sonrisa del conductor, y me dí cuenta como había calado en mí. Ya me sentía identificado con esa marca y me daba sensación de confianza y empatía, sin tener nunca un conocimiento o referencia anterior a aquella marca. El presupuesto no era el más caro, ni el más barato.

Me hizo pensar en el poder que tiene una furgoneta en la calle y la actitud de los conductores. La notoriedad gráfica de la furgoneta me hizo recordar la marca, pero imaginar de que si en otro caso, la situación hubiese sido la de un conductor rudo que no me deja pasar y me insulta, seguro aquél presupuesto hubiese ido a la destructora de papel.

¿Imaginaros a quién seleccioné para que hiciese el trabajo?

Deja un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.