Consejos para ahorrar gasolina mientras conduces

La forma de conducir puede tener un gran efecto en la cantidad de combustible que utiliza tu coche o furgoneta. Es posible que hayas oído que mantener los neumáticos bien inflados puede ahorrarte dinero en el surtidor, pero hay muchas otras cosas que puedes hacer para que la conducción sea más eficiente y, además, cuidar la vida de tu vehículo. En MULTIAUTO te lo ponemos fácil con esta lista de consejos para ahorrar gasolina mientas conduces.

ahorro de combustible

Evita acelerar y frenar innecesariamente.

Acelerar demasiado rápido hace que el motor trabaje más, mientras que frenar demasiado rápido requiere más combustible que simplemente reducir la velocidad más gradualmente.

Evita el ralentí innecesario.

Cuando estés parado en un semáforo o con mucho tráfico, apaga el motor si no necesitas que funcione durante más de 30 segundos. Mantener el coche al ralentí consume más combustible que volver a arrancarlo después de haberlo apagado.

Mantén los neumáticos bien inflados.

Los neumáticos poco inflados consumen más combustible porque aumentan la resistencia a la rodadura y reducen la tracción en carreteras mojadas (lo que también aumenta la resistencia a la rodadura).

Los neumáticos excesivamente inflados se desgastan más rápido porque sus flancos se flexionan excesivamente al tomar las curvas y al pasar por encima de los baches, lo que provoca un desgaste prematuro de la banda de rodadura que da lugar a patrones de desgaste desiguales que ocasionan una mala maniobrabilidad y una escasa vida útil de los neumáticos.

Compruebe mensualmente la presión de los neumáticos y ajústela a los niveles adecuados según las especificaciones del fabricante del vehículo. Visita nuestra guía para el cuidado y mantenimiento correcto de tus neumáticos.

atasco en 5 carriles

No conduzcas más rápido que el flujo del tráfico.

Entre el 30 y el 50 % del gasto de combustible depende de la manera de conducir. Por eso, conducir a una velocidad moderada y constante, sin altibajos ni cambios constantes de ritmo, y mantener la distancia de seguridad, nos permitirá circular a una velocidad constante sin tener que ir pendiente del freno.

Reduce el peso de tu vehículo retirando de él los objetos innecesarios.

Cuanto más pesado sea el vehículo, más energía necesitará para moverse, por lo que se si transporta peso adicional el vehículo consumirá más combustible. Por cada 50 kg adicionales, el consumo de combustible aumenta en un 1-2%. Piensa bien qué necesita llevar en el coche y deshazte de lo que no necesite.

Optar por las marchas largas.

El gasto de combustible se reduce notablemente cuando optamos por conducir en la marcha más larga posible, incluso en ciudad respetando los límites. Los motores actuales permiten y responden bien, aunque circulemos en marchas largas a muy bajas revoluciones con el motor muy desahogado y consumiendo lo mínimo. Antes de llegar a 50 km/h ya deberíamos haber engranado la 4ª o 5ª marcha.

Aire acondicionado encendido.

Tener el aire acondicionado encendido sin necesidad supone un 10 y un 20 % más de consumo de lo normal. Hay que ser responsables de su uso y, por supuesto, llevar las ventanillas cerradas en carretera. Todo lo que suponga romper la aerodinámica de un vehículo está asociado directamente a una consumición mayor.

La velocidad más «eficiente» son 90 km/h

Según la Dirección General de Tráfico una velocidad de 90 km/h es la ideal para maximizar el ahorro de combustible al conducir. Por lo contrario, llegar a velocidad de 120 km/h significa aumentar el consumo hasta un 30%.

Consecuencias de conducir con poca gasolina

Seguro que alguna vez te ha pasado olvidarte de echar combustible y llegar a tu destino con la llamada «reserva». Esto no trae problemas si solo te ocurre muy de vez en cuando, pero si esto se vuelve costumbre, cualquier vehículo podría sufrir serios problemas mecánicos en un futuro. Pero, realmente ¿cuáles son las consecuencias que tiene conducir con poca gasolina?

Vibraciones del motor.

Cuando conduces con el depósito vacío, el motor puede vibrar o «traquetear». Esto puede ser causado por las bolsas de aire en la línea de combustible y la baja compresión del motor.

Daños en el tanque de gasolina.

Al conducir con poco combustible la bomba de gasolina succionará aire, lo cual genera calor y provocará el desgaste de esta, teniendo en cuenta que la gasolina actúa como refrigerante para la bomba de gasolina eléctrica.

Aceleración y RPM pobres.

Conducir con el depósito vacío puede afectar a la cantidad de potencia que produce el motor, haciendo que acelere más lentamente y funcione a menos revoluciones de lo habitual.

Poco ahorro de combustible.

Conducir con el depósito vacío puede dar lugar a un mal rendimiento de la gasolina debido a la disminución de la potencia y al aumento de la fricción de un motor que está trabajando más de lo normal.

Daños en el filtro de combustible.

Conducir sin combustible en el depósito puede hacer que las partículas de suciedad entren en el sistema de combustible a través del cuello de llenado de combustible o de la abertura donde se encuentra la bomba de combustible (si hay una). Esto puede obstruir el filtro de combustible e impedir que siga fluyendo la gasolina hacia los cilindros del motor.

Condiciones de conducción peligrosas.

Si tu coche se queda sin combustible, tendrás que empujarlo hasta una gasolinera. Esto es peligroso, especialmente si viajas por carreteras heladas o intentas salir a una autopista con mucho tráfico.

Riesgo de incendio.

Cuando tu coche se queda sin combustible, el motor puede pararse y empezar a perder aceite y anticongelante en los tubos de escape calientes. Esto podría provocar un incendio si el coche está aparcado a la luz directa del sol o cerca de elementos inflamables como árboles y arbustos.

Fallos en los frenos.

Si estás conduciendo cuando tu coche se queda sin combustible, puedes sufrir un fallo en los frenos por falta de lubricación, lo que podría provocar un accidente o una lesión durante las maniobras de frenado o dirección.

Los coches de Diesel son los más afectados.

Un coche de gasolina se pondrá en marcha de nuevo en cuanto reciba combustible suficiente, pero en uno de gasóleo tal vez sea necesario purgar el circuito, por lo que no quedará más remedio que llevar el coche al taller.

Por todo esto y por tu propia seguridad, siempre recomendamos mantener el tanque de combustible con no menos de un cuarto de su capacidad.

Primer coche con matrícula M en MULTIAUTO

Todo lo bueno empieza por M: Mallorca, Multiauto, mediterráneo, mar, montañas… Y, además, en MULTIAUTO incorporamos el primer coche con matrícula M a nuestra flota esta semana con un Toyota Aygo X Cross. ¡Son todo buenas noticias!

Septiembre ha dado la bienvenida a las matrículas con la ‘M’ tras tres años con la ‘L’ protagonizando la placa de los coches, una de las letras que más ha perdurado debido a la pandemia del COVID y la guerra con Ucrania. Estos días ya podremos llegar a ver los primeros coches con la matricula M circulando por las calles.

Los cambios en las combinaciones de matrículas van más allá de una simple aleatoriedad, es por eso que son importantes. Estas identificaciones nos pueden ayudar a comprender la antigüedad de los vehículos o darnos una indicación de cómo progresan las ventas de automóviles y si se están desacelerando, como pasó con la letra L.

Hablemos también acerca del nuevo Toyota Aygo X Cross 2022. Es la tercera generación del Aygo, aunque marca un punto de inflexión en su historia al adoptar la estética SUV. El hecho de que el Aygo X Cross 2022 no incluya ningún tipo de electrificación en su línea es impactante, especialmente teniendo en cuenta la herencia de la marca y las condiciones de los vehículos urbanos.

Guía para el cuidado y mantenimiento de tus neumáticos

El cuidado de los neumáticos es uno de los aspectos más importantes de tu coche. Si quieres evitar accidentes, aumentar el kilometraje de la gasolina, mejorar el rendimiento de tu coche y aumentar su vida útil, entonces necesitas saber cómo con esta guía para el cuidado y mantenimiento de tus neumáticos.

Los neumáticos proporcionan la tracción y la dirección que necesitas para conducir con seguridad. Por eso, cuando los neumáticos no se mantienen correctamente, pueden causar problemas de seguridad, romper tu vehículo e incluso accidentes que podrían poner en peligro tu vida.

La mejor manera de evitar estos problemas es seguir un programa de mantenimiento regular de los neumáticos. En MULTIAUTO te ayudaremos a llevarlo de forma correcta, por eso te dejamos una guía para su cuidado.

1. Mantén tus neumáticos correctamente inflados

La presión de aire adecuada en tus neumáticos ayudará a que duren más, a mejorar el kilometraje de la gasolina y a reducir el riesgo de un reventón. Inflar los neumáticos en exceso o en defecto causará problemas como el sobrecalentamiento, un desgaste más rápido de la banda de rodadura y una menor capacidad de manejo.

2. Comprueba la presión mensualmente.

Consulta el manual del propietario para conocer las presiones de los neumáticos recomendadas para su vehículo. La mayoría de los neumáticos tienen una presión «máxima» y «mínima». Asegúrate de que está utilizando el nivel de presión de aire adecuado recomendado por el fabricante de su vehículo.

La presión debe revisarse mensualmente con un manómetro de precisión (no un manómetro adhesivo) cuando los neumáticos estén fríos, es decir, antes de conducir más de un kilómetro y medio después de detenerse en un semáforo o una señal de stop, ya que así obtendrás una lectura más precisa de la pérdida de aire por estar en reposo frente a la conducción por carretera. También se recomienda comprobar la presión de los cuatro neumáticos a la vez para no olvidarse de uno o dos neumáticos más adelante en la carretera.

3. Cambia tus neumáticos según las recomendaciones del fabricante

Es una buena práctica invertirlos cada 10.000 km. Los neumáticos deben ser rotados de adelante hacia atrás y de lado a lado de vez en cuando para que se desgasten uniformemente, maximizando la vida útil de la banda de rodadura y duren más tiempo entre reemplazos.

4. Revisa tus neumáticos para determinar el desgaste.

Recuerda que los neumáticos deben cambiarse inmediatamente cuando la profundidad de la banda de rodadura sea de 1,6 mm. Todas las llantas nuevas tienen un indicador de desgaste que aparece como un borde suave en la ranura de la banda de rodadura. Muchos accidentes en clima húmedo son causados ​​por neumáticos resbaladizos, provocados por dejar las hendiduras de las llantas más desgastadas de lo que deberían. Además, los neumáticos excesivamente desgastados también tienen más probabilidades de sufrir un pinchazo.

5. No hagas girar demasiado tus neumáticos

Forzar el giro de tus neumáticos cuando estás atascado en barro, agua, tierra o arena gasta mucho tus neumáticos. Esto es porque la fuerza centrífuga que se crea en la rueda mientras gira libremente puede hacer que la llanta explote repentinamente, lo que puede dañar tu vehículo y/o causar lesiones graves a ti y a tus acompañantes.

En esos casos, nunca superes los 55 km/h. Como alternativa, balancea suavemente hacia adelante y hacia atrás para sacar el coche del atasco y continuar.

6. No mezcles neumáticos de diferentes tamaños y tipos en el mismo eje.

Para un manejo y control óptimos, en MULTIAUTO recomendamos que los cuatro neumáticos instalados sean del mismo tipo y tamaño, a menos que el fabricante del vehículo recomiende lo contrario. 

7. Nunca uses neumáticos con capacidad de carga menor a la requerida.

Muchos vehículos, como las furgonetas, requieren neumáticos en el rango de carga E. No está permitido cambiar a neumáticos con una capacidad de carga más baja, como el rango de carga D. Debes asegurarse de que la capacidad de carga del neumático de reemplazo sea igual o mayor que la especificada por el fabricante del equipo original.

8. No sobrecargues tu vehículo

Consulta el manual del propietario de tu vehículo para conocer los límites de carga. Sobrecargar un vehículo puede ejercer una presión excesiva sobre los neumáticos y otros componentes importantes del coche. También puede provocar un mal manejo, un mayor consumo de combustible y daños en los neumáticos. Los neumáticos que están sobrecargados pueden causar graves grietas, separaciones o «explosiones».

9. Compra neumáticos de calidad y hazlos instalar por un mecánico de confianza.

En resumen, aunque con esta guía para el cuidado y mantenimiento de tus neumáticos puedas prevenir muchos problemas, es fundamental que los lleves a inspeccionar con regularidad (una vez al mes, como mínimo) a un mecánico de confianza, incluyendo los de repuesto, para controlar la presión de inflado adecuada, los daños y el desgaste de la banda de rodamiento. En MULTIAUTO estaremos encantados de ayudarte en eso para garantizar tu seguridad y la de los demás en la carretera.

Puedes pedir cita para el taller con nosotros aquí.

Coche híbrido o eléctrico: ¿cuál elegir?

Los coches híbridos y eléctricos son cada vez más populares y comunes. Pero ¿cómo saber cual es nuestra mejor opción? Aquí tienes las ventajas y desventajas de cada uno para saber cuál elegir.

coche eléctrico cargando

Cada vez existen más tipos de coches y, a la hora de decantarnos por uno, no sabemos cual de todos elegir. Con la nueva normativa de anticontaminación europea mucha gente se plantea cada vez más la compra de un coche eléctrico o híbrido. Pero ¿Qué diferencia hay entre ellos y cuál de los dos nos compensa más? En MULTIAUTO te vamos a ayudar a resolver esas dudas.

Los coches híbridos existen desde hace mucho tiempo y han tenido mucho éxito. Son más eficientes en cuanto al consumo de combustible que otros coches en la carretera, pero siguen utilizando combustibles fósiles.

Los coches eléctricos son más respetuosos con el medio ambiente que los híbridos porque no queman ningún combustible fósil. Esto significa que los coches eléctricos no generan emisiones de carbono ni otros contaminantes que afectan negativamente a nuestro entorno.

¿Qué es un coche híbrido? ¿Cómo funciona?

Los coches híbridos utilizan dos tipos de motores diferentes. Un motor funciona con gasolina y el otro con electricidad. El motor que utiliza gasolina se llama motor «primario» y el que utiliza electricidad se llama motor «secundario».

El motor primario impulsa las ruedas mientras que el motor secundario alimenta accesorios como el aire acondicionado y la radio, lo que ayuda a ahorrar combustible que se utiliza para esas funciones y se carga solo al frenar, en las retenciones, al levantar el pie del acelerador, etc.

Ventajas de los coches híbridos:

Los coches híbridos ofrecen muchas ventajas con respecto a los vehículos tradicionales que funcionan con combustible, como un mayor kilometraje, menos emisiones, batería autor recargable, menos gasto en combustible, ventaja en ciudades y una reducción de los costes de mantenimiento a lo largo del tiempo (porque no requieren cambios de aceite).

Desventajas de los coches híbridos:

El coste de mantenimiento de los coches es la principal desventaja asociada a la compra de un híbrido. Los coches eléctricos son más baratos de conducir que los híbridos porque tienen menos piezas móviles y requieren menos mantenimiento.

coche eléctrico cargando

¿Qué es un coche eléctrico? ¿Cómo funciona? ¿Cómo se carga?

Los coches eléctricos son propulsados por uno o más motores eléctricos. Según cómo almacenen la electricidad, se pueden considerar de dos tipos: baterías o pilas de combustible. Este último prácticamente no tiene ofertas a día de hoy, por lo que nos centramos en los vehículos eléctricos de batería.

Para cargarlos deben estar conectados a la red doméstica o a un Wallbox, un dispositivo que proporciona carga semi rápida. Otra opción es conectar el coche a un cargador rápido, lo cual es recomendable para ciertos momentos, como viajes largos, ya que un uso prolongado eventualmente dañará la batería.

Ventajas de los coches eléctricos:

No solo son un vehículo completamente silencioso en movimiento, también son cómodos y fáciles de conducir y entregan la potencia máxima tan pronto como pisamos el acelerador, brindando una respuesta inmediata.

También incluyen sistemas de carga para aprovechar la energía generada durante la frenada (llamada frenada regenerativa) y modos de conducción que aportan una mayor autonomía.

Los vehículos eléctricos se benefician de la Etiqueta Cero de la DGT, que les permite acceder sin restricciones al centro de las ciudades o desplazarse al trabajo cuando la contaminación lo restringe. También tienen ventaja a la hora de aparcar gratis en los aparcamientos regulados de la ciudad.

Desventajas de un coche eléctrico

A pesar de ser muy ecológicos, todavía son pocos los modelos que superan los 600 kilómetros de autonomía homologada. Además, si el conductor no tiene un garaje propio en el que instalar su propio punto de carga, el coche eléctrico no es una compra aconsejable. Otro punto flojo es que el tiempo de carga también es mucho mayor que el que necesitamos en una estación de servicio.

Entonces ¿cuál debería elegir: un coche eléctrico o uno hibrido?

La respuesta dependerá de todas las ventajas e inconvenientes que hemos nombrado anteriormente y cuales se adaptan más a tu estilo de vida diario. Si conduces mucho por ciudad, si tienes un enchufe de carga en casa, el tiempo del que dispones, tu presupuesto, etc.

Cuándo debería cambiar de coche: señales que alertan del final de su vida

¿Ruidos constantes del motor?¿Vibraciones del volante?¿Averías muy frecuentes? Estas son algunas de las señales de que necesitas cambiar de coche.

No es fácil hablar de la vida de un vehículo, porque muchos factores contribuyen a la reducción o extensión de su duración (principalmente el mantenimiento preventivo y correctivo, uso y estilo de conducción, así como climatización).

Para ayudarte a determinar si ha llegado el momento de cambiar y comprar un coche nuevo o de seguir conduciendo el actual, en MULTIAUTO hemos elaborado una lista de señales clave que deber tener en cuenta.

¿Cuánto puede durar mi coche? ¿Cuál es la vida media normal?

La industria automotriz es altamente competitiva y los fabricantes se esfuerzan por llevar al mercado vehículos seguros, confiables y duraderos. Por este motivo, se someten a rigurosas pruebas de resistencia del motor y de la carrocería antes de su venta para garantizar unos estándares mínimos.

Los coches suelen tener una vida útil de diez años, aunque, no cabe duda de que, si tu coche pasa todas las pruebas del fabricante, si conduces con suavidad, sin frenazos ni aceleraciones bruscas, en carretera más que en ciudad, si vives en una zona de tráfico limitado y el tiempo es mayoritariamente favorable; el coche durará más.

¿En que señales debo fijarme para saber si debo cambiar de coche?

Si detectas en tu coche alguna de estas señales… ¡su vida peligra y tu seguridad también!

  1. El motor hace ruidos extraños tanto al arrancar como al tener el coche en marcha. Si no puedes oírte a ti mismo por encima del ruido es una mala señal.
  2. Tu coche se sobrecalienta constantemente o expulsa humo rojo por el tubo de escape.
  3. Notas vibraciones en el volante, en los pedales, en la transmisión, etc.
  4. Tu vehículo se ha averiado más de una vez en el último año y cada vez ha sido costoso de arreglar (especialmente en comparación con otros vehículos).
  5. Las pérdidas de fluidos o sudoraciones por juntas y manguitos aparecen muy de seguido.
  6. Al conducir, notas ruidos y holgura en la dirección, suspensión, transmisión, embrague o frenos: el sistema de amortiguación no absorbe bien las irregularidades del asfalto, tienes que pisar más a fondo el pedal del freno para detener el coche, te cuesta cambiar de marcha… Además, estos signos pueden poner en riesgo tu seguridad.
  7. Si el humo que sale del tubo de escape es de color negro es síntoma de que el motor está quemando mucho combustible y puede estar provocando desperfectos en otras piezas.
  8. Sufre pequeñas averías de forma muy frecuente.
  9. La carrocería está en mal estado, con óxido o golpes.
  10. Otra razón por la que podría considerar la compra de un coche nuevo es si ya no hay piezas disponibles para su vehículo actual.

Entonces, si tu coche gira alrededor de los diez años y estas señales están presentes, es momento de comprar un coche nuevo y circular con seguridad. Plantea los pros y contras que tiene conducir un coche viejo y en mal estado. Para que lo tengas en cuenta en tu decisión, la DGT alerta que el riesgo de muerte se duplica cuando conducimos con un vehículo de más de 7 años y se triplica cuando tiene entre 10 y 14 años.

Malos hábitos al conducir que están dañando tu coche

Hay ciertos hábitos que todo conductor debería abandonar. Estos malos hábitos de conducción pueden estar dañando tu coche e incluso poniéndote en riesgo de sufrir un accidente. En MULTIAUTO nos vamos a encargar de enseñarte cuales son los más comunes para que puedas hacer un buen uso de tu coche a la vez que cuidas su vida útil.

Pisar el freno con demasiada fuerza.

Frenar demasiado fuerte puede hacer que las pastillas de freno y los rotores se desgasten más rápidamente. Además, se somete a un esfuerzo excesivo a otras partes del coche, como los neumáticos y los componentes de la suspensión.

Pisar el pedal del embrague/freno.

Cuando estás aprendiendo a conducir, este es un error común porque no es fácil coordinar ambos pedales a la vez. Sin embargo, una vez que hayas aprendido a hacerlo correctamente, utiliza uno u otro, pero no los dos a la vez; de lo contrario, podrías calar el motor o provocar un desgaste innecesario del embrague o los frenos.

Conducir con neumáticos desgastados.

Los neumáticos desgastados son menos estables que los nuevos, por lo que son más propensos a derrapar o reventar al conducir por carreteras mojadas o durante paradas o giros bruscos. Además, contribuyen más al consumo de combustible que los nuevos porque no se agarran a la superficie de la carretera tan bien como los nuevos (por eso los fabricantes de neumáticos recomiendan sustituirlos a los seis años).

Conducir con niveles bajos de combustible en el depósito.

Esto aumenta las emisiones del tubo de escape hasta en un 20% y reduce el ahorro de combustible.

Apoyar la mano en la palanca de cambios.

Esto puede provocar el desgaste prematuro de varios componentes, como el embrague de la transmisión que conecta la palanca al engranaje de la transmisión. Si hace esto repetidamente, es posible que los engranajes no comiencen a acoplarse como deberían.

Girar el volante hasta el tope y mantenerlo

Durante las maniobras de estacionamiento, es común girar el volante de un tope a otro. Sin embargo, es mejor evitar llegar a este límite y, sobre todo, no insistir, ya que sobrecarga tanto la bomba de dirección asistida como la cremallera de dirección. Si escucha ruidos extraños mientras hace esto, le recomiendo que vaya a un taller para que revisen el sistema.

Cambiar de marcha con el coche parado.

Un embrague tiene una vida limitada e incluso cuando se usa bien, durará casi tanto como el automóvil. Algunas acciones son innecesarias y acortarán su vida, como cambiar de marcha cuando el automóvil está detenido, en un semáforo o en el tráfico. En tales casos, lo mejor es permanecer neutral.

No conducir muy rápido, pero tampoco muy lento.

Cuando se conduce a alta velocidad el vehículo generalmente se ve más afectado. Sin embargo, conducir demasiado despacio también puede ser perjudicial. Conducir en marchas muy altas y con un régimen del motor muy bajo afectará a su vida útil ya que no alcanzará la temperatura óptima de funcionamiento y el motor acumulará suciedad al no verse favorecido por un determinado caudal de escape.

Diésel o Gasolina ¿cuál es el mejor combustible?

Surtidor de gasolina oscuro

Es una pregunta bastante común: ¿qué tipo de coche debo comprar? Y no es fácil de responder. Hay muchas razones por las que la gente elige un determinado tipo de combustible: tal vez buscan ahorrar dinero, quieren un mejor rendimiento de su vehículo… pero la pregunta clave realmente es si hay que optar por un coche con motor de gasolina o diésel.

La principal diferencia entre un coche diésel y uno de gasolina es, obviamente, la fuente de combustible. Los motores diésel utilizan el gasóleo como principal fuente de combustible, mientras que los coches de gasolina utilizan la gasolina.

Motores de combustible Diésel

Los automóviles diésel a menudo se consideran mejores que los automóviles de gasolina por varias razones.

La primera es que los coches diésel tienen más par motor, que es la fuerza que hace mover al coche. Esto significa que pueden acelerar más rápido y subir colinas con mayor facilidad. Los automóviles diésel también tienden a obtener una mejor economía de combustible, por lo que pueden rendir más con cada tanque de gasolina.

Además, son más duraderos que los de gasolina porque no son tan susceptibles de sufrir daños por el calor o la corrosión debido a las condiciones climáticas calurosas, como los meses de verano o los meses de invierno cuando las temperaturas caen por debajo de los niveles de congelación durante el día o las horas nocturnas cuando hace más frío en el exterior que las temperaturas normales durante esas épocas del año. Tienden a durar más tiempo porque no requieren un mantenimiento frecuente como los vehículos normales.

Surtidores de gasolina coloridos

Motores de gasolina

Igualmente, los vehículos de gasolina también tienen una serie de ventajas. Son más baratos de comprar por adelantado, por lo que cuestan menos a largo plazo porque gastará menos dinero en gasolina y mantenimiento con el tiempo. También tienden a ser más rápidos que los autos diésel, pero esta ventaja generalmente se ve contrarrestada por la menor eficiencia del combustible y el mayor costo de comprar gasolina.

En conclusión, la decisión de elegir un tipo de combustible u otro dependerá de tus necesidades. En MULTIAUTO podrás encontrar todas las opciones de combustible para que puedas elegir la que creas que más se adapta a ti.